Hemen zaude: Noticias » La Semana Europea de Prevención de Residuos 2014: El desperdicio de alimentos

La Semana Europea de Prevención de Residuos 2014: El desperdicio de alimentos

25.11.2014
Compartir>
Bajo el lema "stop food waste" pretende sensibilizar en evitar el desperdicio de alimentos

Entre el 22 y el 30 de noviembre de 2014 se celebra la Semana Europea de Prevención de Residuos (SEPR). Amparada por el programa LIFE+ de la Comisión Europea, y con la participación de 28 países de la Unión, se trata de una iniciativa construida en torno al principio de que “el mejor residuo es el que no se produce”.


Para ello, se pretende implicar a las diferentes partes que toman parte en el proceso de generación de residuos, dando a conocer las estrategias existentes a nivel europeo y estatal, impulsando acciones de sostenibilidad e intentando modificar el comportamiento de productores y consumidores, todo ello con el fin de reducir el volumen y la toxicidad de los desechos.

 

En Asturias, y desde el año 2010, COGERSA es la empresa encargada de coordinar la SEPR, que este año lleva por lema “Stop food waste“ y, consecuentemente, tiene por objeto reducir el desperdicio de alimentos.

 

Para comprender la trascendencia de esta cuestión, basta considerar que algo tan cotidiano como la alimentación se asienta sobre una cadena productiva que parte de las explotaciones agropecuarias y finaliza en restaurantes y hogares, pasando por plantas de procesado, mayoristas y minoristas. Cada uno de los eslabones de dicha cadena contribuye, en mayor o menor medida, al desperdicio de alimentos.

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima que una tercera parte de la producción mundial anual de alimentos se pierde a lo largo de su cadena de producción. Esto supone 1.300 millones de toneladas de alimentos, suficientes para satisfacer las necesidades de 3.000 millones de personas.


Un factor que influye en el origen del desperdicio de alimentos es el grado de desarrollo de las comunidades. En los países industrializados es más frecuente que se produzca en las últimas etapas del proceso (comercialización y consumo), mientras que en países en vías de desarrollo se centra en las primeras fases (producción y procesado), dada la precariedad de sus sistemas de almacenamiento y transporte. No obstante, la cantidad de alimentos no aprovechados ronda el 40% en ambos escenarios.


La dimensión del problema es todavía mayor si tenemos en cuenta otros recursos y aspectos ambientales del proceso: consumo de combustible por maquinaria agrícola, consumo de productos agroquímicos, demanda de agua, suelo o mano obra. A modo de ejemplo, podemos estimar que en 2007 una superficie de suelo equivalente a la extensión conjunta de Canadá y la India se destinó al cultivo de alimentos sin aprovechamiento final.


Finalmente, la mayoría de residuos van a parar a vertederos, donde se descomponen generando metano, gas cuya contribución al efecto invernadero es 21 veces superior a la del dióxido de carbono.

 

Entre las diferentes oportunidades de mejora que existen, destacan los sistemas de conservación y almacenaje para los países en desarrollo, de tal manera que permitan el consumo de excedentes en períodos no necesariamente próximos a los de recolección. En países industrializados, ajustar los hábitos de consumo y potenciar el aprovechamiento de alimentos desechados por meros estándares de calidad, utilizándolos en mercados secundarios (zumos a partir de fruta imperfecta), destinándolos a colectivos desfavorecidos o empleándolos para engorde animal.


Para que todo lo anterior pueda llevarse a la práctica de manera efectiva, es necesario que la opinión pública tome conciencie de la magnitud del desperdicio alimentario, de sus implicaciones a diferentes niveles y, en definitiva, de su papel en la sostenibilidad del planeta.

 

Fuentes:
Semana Europea de Prevención de Residuos: www.ewwr.eu
COGERSA: www.cogersa.es
http://www.stopfoodwaste.ie
Artículo “El alto coste del desperdicio de alimentos”, Elizabeth Royte, National Geographic, Agosto 2014.

Kategoriak

Hondakinak